Trabaja, pero descansa

El mensaje «Trabaja, pero descansa», nos recuerda el mandamiento del Señor sobre la necesidad de trabajar y descansar. Por un lado, nos recuerda que el trabajo es un acto mediante el cual servimos al prójimo y honramos a Dios; y por el otro, nos señala cómo obtener el óptimo beneficio del día de descanso, mayormente de aquél descanso que nos franqueó a través de su cruz. Escúchalo, te será de bendición.

El Supremo Llamamiento: La convicción

Filipenses 3, 12-14

Lo primordial para un creyente es estar plenamente convencido de la realidad de Dios, y que El le ha llamado con un propósito.

Su grado de convicción se vera reflejado en su vida diaria. El creyente que esta plenamente convencido, busca con hambre, con desesperación, el propósito por el cual Dios le ha llamado. Su vida y sus acciones son las que dan testimonio de su convicción en Dios.

Enseñanza que te amplia el conocimiento en la palabra de Dios.

 

Jesús y Juana

Lucas 8, 3

“Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes.”

En Juana; vemos una mujer con un carácter determinado a servir a Jesús. La obra que Jesús había hacho en ella le dio el valor  para ir tras de él, sirviéndole con sus bienes a pesar de todo lo que estaba en su contra. Toda mujer con un corazón semejante, determinada  a servir a Dios, es un brazo fuerte para su hogar y para la obra de Dios.

Te invito a escuchar esté y otros mensajes para que descubramos lo que movía a estás mujeres en rendir sus vidas al Señor Jesucristo.